el-mundo-laboral-requiere-de-personas-emocionalmente-fuertes

De acuerdo a la tercera edición del “Informe sobre el Futuro de los Empleos” del Foro Económico Mundial, la mitad de las personas que aspiran a tener o tienen un empleo  actualmente, necesitará volver a capacitarse en los próximos cinco años a medida que vayamos viendo el impacto económico que tuvo tanto la pandemia como la creciente automatización que está transformando los empleos.

Este informe traza un mapa de los empleos y las habilidades que se requerirán para el futuro siguiendo el ritmo de los cambios en el mundo. De acuerdo al profesor Klaus Schwab, Fundador y Presidente Ejecutivo del Foro, "Tenemos las herramientas a nuestra disposición. La abundancia de la innovación tecnológica que define nuestra era actual puede aprovecharse para dar rienda suelta al potencial humano".

El Foro estima que para 2025, 85 millones de puestos de trabajo podrían ser desplazados por un cambio en la división del trabajo entre los humanos y las máquinas. Pero pueden surgir aún más empleos -97 millones- que se adapten mejor a la nueva división del trabajo entre humanos, máquinas y algoritmos.

El pensamiento crítico y la solución de problemas encabezan la lista de habilidades que los empleadores creen que crecerán en importancia en los próximos cinco años. Pero este año han surgido nuevas habilidades de autogestión como el aprendizaje activo o ser autodidacta, tener resistencia, tolerancia al estrés, creatividad, resiliencia y la flexibilidad. Otras de las habilidades “transversales” que se requerirán son ventas de productos, marketing digital e interacción humana con el ordenador.

Si te fijas la tendencia laboral es emplear a personas emocionalmente fuertes. Y ser emocionalmente fuertes requiere flexibilidad, trabajo en uno mismo y mucha observación del interior y exterior de tu mente.

Ser emocionalmente más fuertes no tiene nada que ver con la fortaleza física, sino más bien con la resistencia, con la habilidad de encarar los altibajos de la vida, con tener una mente flexible capaz de reinventarse, de asumir desafíos con confianza, con valiente resolución. Esto nos permitirá disfrutar de una mejor calidad de vida.

La fortaleza emocional nos dota de recursos psicológicos adecuados con los que hacer frente a cualquier reto. Para que esto ocurra, para ser emocionalmente más fuertes, necesitamos tomar conciencia de lo que deseamos ser y de lo que queremos y no queremos en nuestras vidas. Una vez quedan claras las prioridades, ya no dejaremos espacio para las inseguridades o rendiciones.

Lao-Tse:

Fuerte es quien conquista a los demás, pero poderoso es quien es capaz de conquistarse a sí mismo.

Acerca del Autor/ra
Lidérate Tu Primero

Ver Perfil