Pandemia y ansiedad. ¿Qué alimentos nos ayudan a combatir la ansiedad en estos tiempos?

Según datos del 'Estudio global sobre el impacto psicológico del COVID-19 en la salud de los trabajadores', llevado a cabo por Affor Prevención Psicosocial, un 42% de las personas que trabajan tienen síntomas de ansiedad derivadas de la pandemia. El tratamiento de la ansiedad es complejo, pues, aunque la manera más rápida -aunque también más arriesgada- es la toma de ansiolíticos, hay muchas formas de abordarla, desde las terapias psicológicas hasta determinados ejercicios o prácticas como el yoga, la relajación e incluso un cambio en los hábitos de vida. Aunque lo mejor es siempre acudir a un profesional, podemos incluso ayudar a controlar la ansiedad a través de la alimentación, pues hay determinados alimentos que, por su composición química, pueden ayudarnos a calmar el nerviosismo, a dormir mejor e incluso a mejorar el estado de ánimo.

Omega 3. Este ácido graso esencial, además de proteger la salud cardiovascular, es un gran aliado contra la ansiedad, pues ayuda a disminuir la liberación de cortisol, la conocida como ‘hormonas del estrés’. Entre los alimentos ricos en omega-3, además de pescados azules como el salmón, encontramos semillas de lino y chía, las pipas de calabaza o frutos secos, como las nueces.

Magnesio. Hay evidencias de que tener déficit de magnesio en el organismo nos hace más vulnerables a padecer estrés y ansiedad y provoca irritabilidad e insomnio. Y es que, entre sus múltiples funciones encontramos la de reducir el cortisol en sangre. Además, es necesario para la síntesis de la serotonina, la ‘hormona de la felicidad’, y tiene propiedades relajantes. Algunos alimentos ricos en magnesio son el trigo integral, la avena, las espinacas y otras verduras de hoja verde, el aguacate, las pipas de calabaza y de girasol, las ostras, el chocolate neto, el plátano, las almendras…

Proteínas de alta calidad. Los alimentos que contienen proteínas de alta calidad, como las carnes magras (pollo, pavo…), el pescado, los huevos y las legumbres, son ricos en triptófano. Este aminoácido es clave para mantener a raya la ansiedad, pues contribuye a aumentar la síntesis de serotonina, un neurotransmisor implicado en los estados de ánimo y cuyo déficit está relacionado con la depresión y la ansiedad. Otros alimentos en triptófano son la piña, plátanos, lácteos, cereales integrales o algunos frutos secos, como las nueces.

Vitaminas del grupo B. Este grupo de vitaminas es esencial para el buen funcionamiento del sistema nervioso. Además de que su déficit puede provocar fatiga, irritabilidad, nerviosismo o insomnio… en estados de nerviosismo son aún más esenciales, pues el organismo requiere de un mayor aporte al ser necesarias para convertir nutrientes complejos en unidades energéticas más simples. Por este motivo, si tenemos ansiedad será todavía más importante que no tengamos carencias en ninguna de las vitaminas del grupo B, que encontramos en cereales integrales (especialmente la avena), legumbres, huevos, germen de trigo, levadura de cerveza y frutos, así como en hongos, frutas (como los aguacates) y verduras.

Antioxidantes. En situaciones de estrés y ansiedad -que a menudo van unidos- las necesidades antioxidantes suben, pues se eleva el estrés oxidativo del cuerpo. La mejor manera de combatirlo es tomar alimentos ricos en antioxidantes, especialmente en vitamina C. Esta vitamina -y otros antioxidantes- está presente en abundancia en cítricos, piña, frutos rojos, uvas, pimientos, tomates, etc. Si son verduras, mejor tomarlas en crudo, pues con la cocción se pierde gran parte de la vitamina C.

Puedes complementar la dieta con algunas infusiones que ayudan a calmar la ansiedad, como la manzanilla, valeriana, melisa o el Rooibos. Los tés con teína y la cafeína es mejor evitarlos.

En resumen, si queremos combatir la ansiedad desde la alimentación, no podemos olvidarnos de incluir en nuestra dieta frutas y verduras en abundancia, carnes magras, pescado azul, legumbres, cereales integrales, semillas y frutos secos.

Si la dieta o el estilo de vida no son suficientes, para combatir la ansiedad lo más recomendable es buscar ayuda profesional. 

Fuente: 20minutos.es


Más Información

Acerca del Autor